Servicio de atención a niños con autismo y otros trastornos del desarrollo

Ofrecemos un programa de intervención basado en el Análisis Aplicado de la Conducta (ABA, por sus siglas en inglés) y los últimos avances derivados de la Teoría del Marco Relacional (TMR).

Qué es ABA

Personalizado

Diseñado en función de las habilidades y de las necesidades de cada niño.

Evidencia

Los procedimientos han mostrado su eficacia en investigaciones científicas.

Individualizado

Un terapeuta para enseñar a cada niño, adaptando cada procedimiento.

Evaluación

Análisis y toma de decisiones basadas en los datos recopilados.

Globalizado

Comunicación, desempeño social, juego, autonomía, académicas…

Supervisión

Evaluación del terapeuta por otros internos y externos al centro.

El programa promueve la emergencia del aprendizaje de manera que los alumnos puedan generalizar y aprender nuevas habilidades sin que se hayan enseñado directamente. Se enseña a relacionar el aprendizaje y combinarlo, de manera que permite a los estudiantes comenzar a usar sus propias habilidades y estrategias para aprender nuevas habilidades. Se trata, por tanto, de un programa de enseñar habilidades de «aprender a aprender» que ayuda a promover la independencia.

El programa abarca habilidades del lenguaje y otras habilidades relacionadas, como:

  • Habilidades básicas de aprendizaje (por ejemplo, peticiones, imitación, escucha de instrucciones).
  • Habilidades de aprendizaje perceptivo (por ejemplo, identificar y unir objetos).
  • Habilidades de comprensión verbal (por ejemplo, responder preguntas).
  • Razonamiento verbal (por ejemplo, cuando se le dice una situación, cómo respondería el alumno)
  • Memoria (esto incluye requisitos previos para recordar eventos pasados).
  • Habilidades matemáticas (por ejemplo, trabajar con cantidad, números y dinero).

A medida que el plan de estudios pasa de una etapa temprana a una etapa más avanzada, se vuelve complejo y las habilidades lingüísticas se vuelven más sofisticadas. Las habilidades aprendidas se combinan y generalizan, se transforman y luego pueden combinarse con nuevas habilidades. Por ejemplo, ‘jirafa’ puede utilizarse para nombrar un animal pero en otro contexto puede utilizarse como una metáfora para señalar que alguien es muy alto (‘Juan es una jirafa’).